Sheila Navarro

Blog personal

Estudiante de periodismo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. 20 años | Melómana | Temás de interés: literatura, música, ciencias sociales, bioética y cine.

Feria Internacional del Libro en Palacio de Minería.

Escrito por bycicle4two 08-05-2018 en editoriales. Comentarios (0)

Por trigésimo novena ocasión, lectores ávidos se llenan de júbilo con la cálida bienvenida que el Palacio de Minería les ofrece a sus visitantes de todas las edades para adquirir no sólo sus lecturas preferidas, sino para disfrutar de múltiples actividades con el propósito de fortalecer el hábito de lectura entre todos los asistentes.

Desde el 22 de febrero, y hasta el 5 de marzo, editoriales diversas ofertaron libros, audiolibros, material didáctico, suscripciones a diarios y revistas, así como a cursos, fueron algunos de los atractivos de la feria, aunque a los niños les gustan más las áreas de juegos que Universum les preparó, así como a los diversos talleres que de manera lúdica mostraron lo maravillosos que son los libros.

Jóvenes y adultos buscaban el programa de presentaciones, conferencias y mesas redondas, ya sea para ponerse al día con el tema de su interés, captar un autógrafo de su autor preferido en su recién comprado libro y también ¿por qué no? tomarse una selfie con él.

En esta ocasión el estado invitado fue Campeche. Para disfrute de todos los asistentes, se programaron 856 presentaciones de libros en formato tradicional y digital, así como 162 conferencias, 14 firmas de libro, 113 lecturas y recitales, 81 mesas redondas, 112 talleres, cuatro entrega de premios, 13 proyecciones de vídeo, cinco conciertos y todo con la intervención de más de 20 editoriales de la propia UNAM (que es quien organiza este importante evento a través de la Facultad de Ingeniería), que comparten la alegría del conocimiento en esta feria.

Por supuesto, los stands y las actividades fueron tantas, que hubo que llegar temprano para asistir a las actividades preferidas, comprar libros, y también saborear un café y un bocadillo para el disfrute de la visita al máximo.

Siempre es una grata satisfacción visitar esta majestuosa obra arquitectónica del siglo XVIII y ser parte de sus más de sus 150 mil visitantes que año con año hacen de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería una experiencia inolvidable.


Conociendo a un escritor mexicano

Escrito por bycicle4two 08-05-2018 en libros. Comentarios (0)

El poeta y escritor Rodolfo Naró visitó nuestra aula de clase. Como parte del programa de la materia “Planeación y gestión de empresas editoriales” fue pertinente conocer parte de su vida y obra.

El autor tapatío habló de su trayectoria y de cómo incursionó en el mundo de los libros. Su pasión por la literatura despertó en su adolescencia, a partir de los libros de García Márquez y Carlos Monsiváis. En ellos encontró regocijo y esperanza, también motivación para crear grandes cosas.

A partir de lo que vivía y sentía, él se dedicó a escribir y nunca parar. “Cuando comencé a escribir quería hacerlo como Sabines, lo cual es traer toda una tradición que pasa por Neruda, Nervo, Acuña hasta Bécquer. Es decir, desde la primera mitad del siglo XIX.” Afirmó Naró.

Con influencias como Octavio Paz, Borges y García Lorca, Naró descubrió que podía crear un diálogo con estos autores a través de su legado, y curiosamente se percató que había padecido y vivido lo mismo que ellos. Eso lo motivó para hacer poesía.

Sin embargo, la motivación y el amor por la literatura no fue suficiente. Algo que caracteriza a este peculiar escritor es su audacia y valentía de hacer las cosas. Esto le permitió tener conversaciones de sobremesa con el mismo García Márquez, así como participar en uno de los concursos de la editorial Planeta y obtener el respaldo de la misma en lo que serían sus próximos libros.

Para Naró ser parte de un grupo selecto de poetas pertenecientes al catálogo del sello Planeta sólo lo ve como un hito. “Yo quisiera que grupos editoriales publiquen nuevos poetas que no sean, solamente, libros de catacumbas. Los editores creen que es un género para minorías, que sólo se publica en sellos pequeños, y si yo puedo ser el parteaguas para que editoriales tan grandes como ésta publiquen poesía, sería grandioso”.

Rodolfo Naró es el claro ejemplo de que no hay nada que no se pueda lograr. Es difícil, sí, pero dulces serán los frutos de la adversidad. Hay que tener persistencia, disciplina y motivación.


¿Qué es un corrector de originales?

Escrito por bycicle4two 08-05-2018 en edicióndelibros. Comentarios (0)

El proceso de edición de libros no sólo le compete a las actividades industriales o administrativas, también se requiere de un trabajo creativo e intelectual. En toda editorial existe una persona que se encarga de la corrección de los originales, que es parte fundamental en el proceso de la elaboración de un libro.

El corrector de originales se encarga de analizar y corregir los textos en materia de ortografía, sintaxis y sentido, sin quitar el estilo del autor, esto a fin de generar la mejor versión.

Las principales tareas de un corrector son las siguientes:

·  Legibilidad

Es de suma importancia corroborar que el escrito sea entendible para que no confunda a los lectores. Se deben corregir aquellos aspectos que no queden muy claros, sin embargo, el corrector tiene la obligación de regresar el texto al autor cuando considere que éste se encuentra en pésimas condiciones.

·  Unificación

El corrector debe darle uniformidad al texto: unificarlo. Para hacerlo, debe guiarse a partir de los siguientes aspectos:

·  Ortografía. Corregir todos los errores ortográficos que el autor haya cometido.

Trasliteración. Se refiere a la traducción de las palabras y signos de un idioma a otro. Para ello, el corrector debe apegarse a los diccionarios reconocidos de la lengua a traducir. Esta es una de las tareas más difíciles, pues hay una carencia de diccionarios bilingües confiables.

Puntuación. Asegurarse del correcto uso de los signos de puntuación. Al ser la puntuación un arte, el corrector debe ser cuidadoso en este aspecto, pues algunos signos tienen funciones similares y es decisión del estilo del autor optar por unos u otros.

Abreviaturas. Utilizar el mismo estilo de abreviaturas en todo el texto.

Formas alternativas. Elección entre la forma local o internacional de nombrar a los países; por ejemplo, decidir si un libro publicado en México se va a referir a “New York” o a “Nueva York”.

Unificación en material auxiliar. Uniformidad en el diseño de los materiales gráficos de apoyo, como tablas y gráficas.

Otros problemas. El corrector debe atender los problemas que surjan a lo largo de la corrección del texto para asegurar que el texto sea uniforme.

·  Gramática

El corrector tiene la responsabilidad de hacer las correcciones necesarias al texto original para que el producto final esté gramaticalmente correcto. Esto debe hacerlo sin que altere las ideas y el estilo del autor.

·  Claridad y estilo

Esta es una de las tareas más difíciles del corrector, pues debe aclarar las ideas que el autor no comunica con exactitud. En este aspecto de la edición del texto, el corrector debe entablar una relación íntegra con el autor, para que éste último no se moleste si nota algunos cambios en su texto original.

·  Veracidad de la información

Los correctores deben ser personas preparadas y profesionales que cuenten con conocimientos en diversos temas, y así puedan identificar cualquier anomalía en información contenida en los textos y puedan corregirlos.

·  Propiedad y legalidad

Es deber del corrector corroborar que el escrito no contenga información que viole las leyes o esté en contra de la línea editorial de la empresa. También debe ratificar que no se violen los derechos de autor de otros autores, o sea, que el formato de las citas textuales sea el correcto.  

·  Detalles de producción

El corrector debe cerciorarse de que el texto original entregado por el autor a la editorial esté completo, es decir, que contenga índice, prólogo, introducción, glosario, etc. Son muy pocos los autores que cumplen con este requisito.

·  Herramientas del corrector

Diccionarios en distintos idiomas, manuales de estilo, libros de diferentes tópicos, enciclopedias y material de papelería son algunos materiales de apoyo que utiliza el corrector para hacer su labor editorial.

·  Revisión de las pruebas

Normalmente suelen hacerse dos revisiones “finales” del texto para verificar que puede imprimirse. Estas revisiones son llamadas pruebas, y las hay de dos tipos: galeradas, cuando se revisa el texto ya corregido antes de la formación de las páginas y las compaginadas, cuando el libro ya está foliado. Deben hacerse las correcciones necesarias de los errores detectados en ambas pruebas.

Sin duda, el trabajo del corrector de estilo es una tarea que implica total concentración y conocimiento de gramática. Se puede decir que es un experto en letras y que su habilidad le permitirá crear la mejor versión del manuscrito del autor. Es indispensable que pase por este filtro para así, dar seguimiento al proceso editorial.

“Corrección del manuscrito” del libro Guía para la publicación de libros de Datus C. Smith, Jr.


A partir de una idea.

Escrito por bycicle4two 17-04-2018 en libros. Comentarios (0)

Un buen editor sale a buscar nuevos libros para editar y, en ocasiones, hasta a promover ideas para la escritura de nuevas obras: un editor inteligente sabe bien que entre más y mejor trabajo tenga, el prestigio y las ganancias de su casa editorial serán mejores.

Los escritos de los autores son la base del trabajo de una editorial por ello en la selección de libros a editar deben intervenir todos los departamentos que trabajan en la casa editora. Por ejemplo, puede que el editor crea conveniente editar un texto, pero el equipo de ventas considera que publicar ese libro implicaría más gastos que ingresos a la casa editorial.

En la revisión de los textos que llegan a la editorial se invierte tiempo y dinero. Un buen equipo de trabajo sabrá distribuir los costos y los tiempos en el análisis de los escritos que, según el primer visto bueno del editor, tienen mayor posibilidad de publicarse.

Una vez que son elegidos los textos que tienen más probabilidad de ser publicados, el editor determina cuales son los que ameritan un análisis más a fondo. Una vez seleccionados, el editor encomienda la lectura profunda a un miembro del equipo editorial o lo hace él mismo. En algunos casos, la editorial contrata a un consultor ajeno a la empresa.

El consultor es una persona capacitada y preparada para analizar textos; su punto de vista puede ser de gran ayuda a la editorial para la mejor selección de los textos publicables.

Aun cuando ya se tienen seleccionados los libros que vale la pena publicar, si la casa editorial no cuenta con los recursos suficientes el editor debe elegir los que mejor favorecerán a la empresa.

A continuación se enlistan los elementos con los que, según Datus, debe contar un editor en la toma de su decisión:

  1. Conocimiento personal de los libros; sensibilidad con las posibles reacciones del público.
  2. Especialistas en diversas temáticas: ficción, infantiles, ciencias (esto aplica más en las editoriales grandes).
  3. Consultores de confianza
  4. Departamentos de producción y ventas.
  5. Departamento de finanzas.
  6. Estudio de mercado entre el editor y el departamento de ventas.

Es importante que una casa editorial se diferencie de las otras, que sus proyectos sean únicos para que el lector las reconozca.

La mayor parte de los escritos que recibe una editorial por parte de los autores son  gracias a la recomendación de quienes conocen el trabajo de la empresa y, sobre todo, del editor.

Elementos que favorecen el éxito de una casa editora:

1.El personal. El departamento editorial es el que tiene más responsabilidad sobre los escritos que se reciben, pero los demás departamentos pueden aportar sugerencias.

  1. Buscadores de textos. En ocasiones el editor se asocia con personas que se dedican a hacer llegar nuevos textos a la editorial; estas personas monitorean a quienes están escribiendo un libro para recomendarles la casa editora para la que trabajan.
  2. Premios. Cuando un libro gana un premio nacional o internacional, otorga prestigio a la casa editorial que lo publicó.
  3. Agentes literarios. Son personas que trabajan para el autor: ofrecen su obra a diferentes editoriales y negocian el proyecto.

Elaboración de manuscritos por encargo

En algunas ocasiones, las editoriales incentivan la creación de nuevas obras literarias que traten sobre temas que en la coyuntura son atractivos para los lectores y pueden ser exitosos en el mercado. Una vez que el editor detecta al escritor mejor capacitado para el proyecto, negocia con él para desarrollarlo.

A continuación se mencionan los principales proyectos que pueden consolidar a una empresa editorial:

  1. Series. Varios libros que tengan la misa línea temática, pero que ofrezcan algo diferente en cada edición; por ejemplo: libros biográficos sobre los presidentes de un país.
  2. Libros de texto y lecturas suplementarias. Libros que son utilizados para enseñar en las escuelas.
  3. Libros de consulta. Diccionarios, atlas y enciclopedias.

El desarrollo de una empresa editorial necesita inversiones altas de dinero (en ocasiones es necesario solicitar préstamos) y las ganancias se obtendrán a largo plazo, por ello, el editor debe tener un control de sus egresos e ingresos, así como una planeación de las publicaciones.  

Otra aspecto fundamental que el editor y el departamento de ventas deberán estudiar es la viabilidad de reimprimir o reeditar títulos atrasados. Decidir realizar cualquier de las dos acciones es un riesgo, pues se pone en la cuerda floja la continuidad de los ingresos a la editorial. 

Fuente:

Desarrollo editorial: de la idea al libro” del libro Guía para la publicación de libros de Datus C. Smith, Jr.

Administración de una empresa editorial

Escrito por bycicle4two 17-04-2018 en planeación. Comentarios (0)

Las casas editoriales son generadoras de cultura e ideas, pero esto no lo aleja del negocio. No basta con ser un amante de la lectura, es pertinente encontrar un nivel entre la pasión por los libros y la capacidad de manejar una empresa editorial.

Evidentemente, existen empresas sin fines de lucro. En estas se privilegia la difusión del contenido, sin dar mayor importancia a los ingresos que se puedan generar. Cuando el principal objetivo es la ganancia económica, se trata de una empresa con fines de lucro.

Es importante que los miembros de una editorial trabajen a base de metas y objetivos esto con fines de incentivar la producción y hacer lo mejor posible. Para ello, es necesario saber de qué trata el asunto.

Toda editorial necesita maximizar su capital financiero como humano para que la rentabilidad sea posible, por esta razón la administración tiene lugar en la empresa, porque ayuda a determinar cuestiones financieras como el precio de cada ejemplar o el diseño de las acciones promocionales. 

Cada empresa editorial tiene un equipo de trabajo, el cual se divide en departamentos especializados en distintas materias, los que en conjunto encaminan a la empresa a la eficiencia y la rentabilidad. La división de tareas dependerá de qué tan grande sea la organización y con cuántos recursos humanos se cuente.

Según los autores “algunas de las tareas habitualmente desempeñadas por el departamento de administración de una editorial son las siguientes:

  • Formulación de una política editorial acorde con la misión de la empresa.
  • Confección de presupuestos de gastos y de ventas.
  • Diseño de una política de precios en función de los costos, tiradas y datos del mercado.
  • Asignación de tareas y responsabilidades. Contra lar y supervisión.
  • Definición de las políticas de captación y retención de autores: contratos, regalías, acciones de fidelización.
  • Participación en las reuniones periódicas de los distintos departamentos de la empresa.
  • Participación en convenciones de ventas.
  • Participación en comités de pre-publicación y producción.

Sin embargo, cada editorial imprime un valor simbólico a sus publicaciones, el cual se edifica a partir de su misión y visión como empresa. Esto se ve reflejado en su catálogo de obras, las características de sus publicaciones y las estrategias de distribución de sus materiales.

El prestigio de una empresa editorial se construye a partir de las relaciones que el editor tiene con los autores de las obras que constituyen su catálogo, o bien, con los autores a quienes pretende editar sus textos. Entre más reconocidos sean los escritores de las obras que edita, mejor valor mercantil e intelectual tendrá la editorial.

Es sustancial que el editor reconozca la importancia de cada obra que pasa por sus manos, pues constituirla tomó mucho tiempo y dedicación a quien la escribió, por ello, debe demostrarle a cada autor que valora su trabajo y que puede confiar a él la edición de su obra.

Tener el reconocimiento social como una editorial de prestigio es de gran importancia pues, en ocasiones, esto propicia a que sean los autores quienes busquen a la editorial para que edite sus trabajos, lo cual es un gran privilegio.  

El editor debe ser muy astuto en la elección de las obras que va a publicar, pues debe seleccionar las que crea que crea serán de interés para los lectores. Las elige ya sea por su contenido intelectual o porque sabe que se van a vender (como en el caso de las novelas juveniles, obras de superación personal y best-sellers).

La decisión de editar un libro es una tarea compleja, pues conlleva tiempo y dinero, y aunque se esperan ganancias (si se logran obtener), en la mayoría de las casos éstas no llegan a corto plazo.

La industria editorial no es sencilla, pues lo que las empresas editoriales ofrecen es únicamente conocimiento, el cual no todas las personas valoran porque no se trata de un bien tangible. Todo editor debe estar consciente de que si la obra es muy buena, esto solo se le reconocerá al autor; sin embargo, cuando existe un error la responsabilidad será de quien se encargó de la edición.

Sheila Navarro

Referencia:

Fernando Esteves Fros y Jorgue Vanzulli. Administración de una empresa de cultura.