Sheila Navarro

Blog personal

Estudiante de periodismo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. 20 años | Melómana | Temás de interés: literatura, música, ciencias sociales, bioética y cine.

The hells wear Prada a través de la mirada de Mauro Wolf

Escrito por bycicle4two 18-02-2018 en revista. Comentarios (0)


Hablar de El diablo viste de Prada rápidamente puede remontarnos a vestidos, ropa, zapatos, Meryl Streep o algún otro factor característico de la película. La verdad es que nuestros comentarios no pasaron a más que juicios de valor u opiniones respecto a esta. Es interesante, sin embargo, conocer la perspectiva detrás de una publicación periodística que, en este caso, se enfoca en la moda. Es posible analizarla a través de distintos conceptos y/o teorías. Por mi parte, elegiré la Teoría Funcionalista de la Comunicación.

Brevemente explicaré la trama. Miranda Presley dirige una de las revistas más influyentes en el mundo de la moda: Runway. Sin embargo, la historia gira en torno a Andrea, una chica recién egresada de Periodismo que encuentra la oportunidad de laborar en esta revista, teniendo a Presley como su dirigente y en paralelo, su guía. Andrea comienza a percatarse que, para encajar en ese ámbito laboral, deja su vida social y afectiva de lado. Situada en un dilema entre su trabajo y sus familiares y amigos, encuentra la oportunidad de hacer un viaje a París en la semana más importante de la moda. Es ahí donde logra discernir entre una gran cantidad de ropa y glamour y sus relaciones afectivas.

Por otro lado, ¿Qué nos dice la teoría funcionalista? La teoría funcionalista se enfoca al estudio de los efectos de los medios masivos de comunicación, tomando como base a sus principales autores y destacando de sus teorías los elementos que ayuden a comprender los medios masivos con relación a la sociedad tanto desde su punto de vista individual como global.

La teoría funcionalista ocupa una posición muy precisa, que consiste en definir la problemática de los media a partir del punto de vista de la sociedad y de su equilibrio, desde la perspectiva del funcionamiento global del sistema social y de la contribución que sus componentes (incluidos los media) aportan a la misma. Lo que define el campo de interés de una teoría de los media ya no es la dinámica interna de los procesos comunicativos, sino la dinámica del sistema social y el papel desempeñado en ella por las comunicaciones de masas.

De acuerdo con Mauro Wolf, la lógica que regula los fenómenos sociales está constituida por las relaciones de funcionalidad que sirven de guía a la solución de cuatro problemas fundamentales o como él los llama, imperativos funcionales, a los que todo sistema social debe hacer frente:

1.  La conservación del modelo y el control de las tensiones (todo sistema social posee mecanismos de socialización que realizan el proceso mediante el cual los modelos culturales del sistema son interiorizados en la personalidad de los individuos).

2.  La adaptación al ambiente (todo sistema social para sobrevivir debe adaptarse al propio ambiente social y a otros. Un ejemplo de función que responde al problema de la adaptación es la división del trabajo, que encuentra su base en el hecho de que ningún individuo puede desempeñar simultáneamente todas las tareas que deben ser desempeñadas para la supervivencia del sistema social).

3.  La persecución de la finalidad (todo sistema social tiene varias finalidades que alcanzar, realizables mediante desempeñar simultáneamente todas las tareas que deben ser desempeñadas para la supervivencia del sistema social).

4.  La integración (las partes que integran el sistema deben estar relacionadas entre sí. Debe haber fidelidad entre los miembros de un sistema y fidelidad al propio sistema en su conjunto. Para contrarrestar las tendencias a la disgregación, son necesarios mecanismos que sostengan la estructura fundamental del sistema).

  (Wolf, 1987:35)

Tomando El Diablo viste a la Moda como enfoque de este análisis, a continuación, serán examinados los cuatro imperativos funcionales dentro de ésta:

1.- La conservación del modelo y el control de las tensiones. Los mecanismos sociales de Runway estaban tan arraigados a todo el personal que laboraba en dicha revista, que Andrea llegó a sentirse incómoda por no identificarse con el paradigma impuesto en su área de trabajo, además de que su nula experiencia en la moda la llevó a la frustración y búsqueda de ayuda para encajar en el modelo cultural de Runway.

2.- La adaptación al ambiente. Andrea consiguió el puesto de asistente secundaria de Miranda Presley, ¿Cuál era su función? Auxiliar a la primera asistente y en paralelo, a la misma Miranda. Logró adaptarse con éxito, luego de varios errores y humillaciones. Se adecuó al ritmo de trabajo de su dirigente para sobrevivir en el ambiente laboral.

3.- La persecución de la finalidad. Estoy tomando a Runway como el sistema social de la trama de la película. ¿Cuál es el objetivo de esta revista? Controlar el mundo de la moda. Miranda logra que su revista sea siempre la que dirige las nuevas tendencias, esto a través de contratos exclusivos con fotógrafos, diseñadores, modelos, etc. que ayudan a Runway a encabezar

4.- La integración. Es aquí donde entro en conflicto porque puedo decir que el sistema social falla, pues no existe ese ambiente armonioso entre colegas. Wolf nos dice que, para contrarrestar las tendencias a la disgregación, son necesarios mecanismos que sostengan la estructura fundamental del sistema, sin embargo, la fidelidad por parte de los diseñadores, fotógrafos y otras importantes personalidades, hacia Presley es indudable, y ella logra esquivar estas tendencias a la disgregación, no obstante, lo hace para conservar su puesto en el sistema. Así que me encuentro en el dilema de considerar funcional a este sistema social.

Si bien, a lo largo de la trama también notamos que el individuo en la industria cultural no es autónomo, pues se encuentra en este dilema de impulsos vs. Conciencia. Existe una estandarización por parte del sistema, que llega a generar control psicológico, (tomando como referencia la revista y sus trabajadores).


Sheila Navarro


Referencias:

·  Wolf, Mauro (1987): La investigación de la comunicación de Masas. Pp. 33-55 “Teoría funcionalista de la comunicación.”

·  El diablo viste Prada. (The hell wears Prada) (2006). dirigida por: David Frankel. Comedia-drama.


¿Qué hay detrás del mundo editorial?

Escrito por bycicle4two 18-02-2018 en editoriales. Comentarios (0)

Cuesta creer que detrás del libro que estás a punto de leer hay todo un equipo editorial encargado de que llegue a tus manos. Pocas veces nos preguntamos cómo llegan ciertas publicaciones a determinadas librerías, o cuál es la razón de que haya tantos libros de superación personal en los principales stands de las librerías.

Fernando Esteves y Jorge Vanzulli nos dicen que las editoriales son organizaciones que están conformadas por un conjunto de personas orientadas hacia la consecución de determinados objetivos comunes. Para alcanzarlos, dispone de recursos humanos y materiales, de conocimientos específicos, de una estructura formal y de una serie de reglas administrativas. (Sagastizábal y Esteves, 2002)

Cabe destacar que existen editoriales sin fines de lucro como son las editoriales universitarias, las que pertenecen al estado, aquellas que publican material producido en instituciones y en general, de todas las que su objetivo sea brindar un servicio de difusión cultural.

Para un editor es de mera importancia conocer al público, sus intereses, sus disgustos y opiniones. Su función está ligada con la del lector, es decir, el editor o la editorial publica lo que el lector consultará, de otra manera, este negocio no sería rentable.

Ante esta situación, el escritor, analista político y editor español Javier Pradera, menciona que entre los ocho preceptos que todo editor debe seguir, cuatro prevalecen siempre:

·  Conocer la demanda actual y futura de la sociedad

·  Tener imaginación e inventiva para encontrar el punto entre la oferta y la demanda

·  Tener una cierta capacidad empresarial para organizar la llamada vocación

·  Hacer viable la empresa

Pradera no se equivocó al mencionar la capacidad empresarial para organizar y administrar. Este punto se vincula con la división de trabajo dentro de la misma editorial. Vanzulli y Esteves afirman que las funciones básicas de toda empresa son las de producción, comercialización y administración.

Todas las empresas disponen de un organigrama que establece la división de las funciones básicas de la organización y la asignación jerárquica de los roles que ocupan sus integrantes. En la medida en que se incrementa la complejidad de las operaciones y las transacciones, la dirección se ve obligada a separar y dividir funciones, y a aumentar la dotación de personal en las distintas áreas. (Sagastizábal y Esteves, 2002)

Dentro de las tareas que se realizan en toda empresa editorial, estas son algunas de las más importantes:

·  Formulación de una política editorial acorde con la misión de la empresa.

·  Confección de presupuestos de gastos y de ventas.

·  Diseño de una política de precios en función de los costos, tiradas y datos del mercado.

·  Asignación de tareas y responsabilidades. Contra lar y supervisión.

·  Definición de las políticas de captación y retención de autores: contratos, regalías, acciones de fidelización.

·  Participación en las reuniones periódicas de los distintos departamentos de la empresa.

·  Participación en convenciones de ventas.

·  Participación en comités de pre-publicación y producción.

Para concluir, hay que tener en cuenta que el proceso para editar un libro es arduo y extenuante, pero lo es más escribirlo. 


Sheila Navarro


Referencia: 

Sagastizábal, Leandro de y Fernando Esteves Fros (comps.), 2002, “2. Administración de una empresa de cultura”, en: El mundo de la edición de libros, Buenos Aires, Paidós/Diagonales.

¿En dónde se esconden los lectores?

Escrito por bycicle4two 13-02-2018 en Reseña. Comentarios (0)

CL1. Elogio (innecesario) de los libros. Carlos Monsiváis. México, 2004.

Uno de mis autores favoritos, Michel Houllebecq, dijo alguna vez que vivir sin leer es peligroso, porque obliga a conformarse con la vida, y uno puede sentir la tentación de correr riesgos, pero, ¿a qué se refiere realmente con esta frase?

Al leer un libro, cualquiera que sea, es posible viajar a otro sitio, otro tiempo y quizá cambiar de género. Es posible también conocer perspectivas diferentes, ampliar un panorama y conocer ideas que probablemente no se habían considerado. La actividad de la lectura brinda mucho más que pasar un buen rato.

Sin embargo, el escritor Carlos Monsiváis reconoce el lado no tan agradable de la lectura. Comenzando con el acaparador sistema capitalista que, a través de las industrias culturales y la globalización, transforma los procesos de lectura, clasificando así lo que merece ser leído y lo que no en una especie de discriminación indecente que ofende a todo intelectual.

El autor se pregunta, ¿la lectura ha disminuido? A mi parecer no. Las personas si leen, pero hay que revisar qué leen. Anteriormente, hace aproximadamente tres o cuatro años, en los puestos de revistas se veía a un grupo de personas paradas alrededor de éste leyendo los titulares de los periódicos y pasaban largo tiempo ahí. Pocos se atrevían a comprar un ejemplar, ¿qué pasa ahora?

El smartphone lo resuelve todo, o casi todo. Se pueden consultar periódicos, revistas, libros… incluso podcast que, por cierto, son muy enriquecedores. En fin, tenemos un mundo dentro de nuestro teléfono, esto de alguna y muy poco ortodoxa manera, fomenta la lectura.

Asimismo, no resulta novedad que, entre adolescentes, se les oye hablar de los fastidiosos best-seller como Crepúsculo u otra falacia de ese tipo, claro, si se tiene la suerte que hablen de libros.

Pero este escaso número de literatos no necesariamente se le adjudica al capitalismo –aunque así lo deseemos– como el autor afirma, no existe un hábito social de lectura –al menos en México– porque, si reflexionamos acerca de los intereses de la población mexicana, escasamente nos referiremos a la literatura. Es probable que el top 5 se componga de redes sociales, entretenimiento televisivo, tecnología y noticias con nulo rigor periodístico.

Monsiváis se plantea varias cuestiones, una de ellas: ¿cómo impulsar la lectura? Y claro, ¿cómo lograrlo entre la población mexicana?

Durante la campaña presidencial de Enrique Peña Nieto, y para ser más específica, en la FIL de Guadalajara, el todavía candidato confundió a Carlos Fuentes con Enrique Krauze, asegurando que éste último era el autor de La silla del Águila. Un pequeño error, podríamos pensar.

Sin embargo, si el actual presidente no sabe de Carlos Fuentes, ¿qué se puede esperar del país al que representa? No podemos generalizar claro está, pero al conocer los intereses de la sociedad en general, se evidencia la escasa consulta de libros.

Es cierto que la educación básica debe impulsar el hábito lector, pero no podemos confiarnos. La actividad de la lectura se debe impregnar desde casa, con nuestros familiares. Comenzar a ser líderes de opinión entre ellos.

Navarro Díaz Sheila 


Bibliografía. 

Monsiváis, Carlos. Elogio (innecesario) de los libros. FCPyS. México, 2004.