Sheila Navarro

Blog personal

Estudiante de periodismo por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales. 20 años | Melómana | Temás de interés: literatura, música, ciencias sociales, bioética y cine.

Una corta historia del ebook de Marie Lebert

Escrito por bycicle4two 29-05-2018 en libros. Comentarios (0)

La lectura es una experiencia gozozísima. Pero, ¿esta tarea y esta experiencia se ven amenazadas por la nueva ola digital, la cual ahora abre nuevas plataformas para la lectura?

En esta época hay un cambio generacional. Le tecnología empieza a se de suma importancia en la vida del ser humano, y comienza a cambiar todos los aspectos de la vida cotidiana. Un ejemplo claro de esto es la transmutación del papel a la pantalla de un dispositivo móvil.

El caso de Google es otro ejemplo. La empresa de internet lanzó, en el 2004, el proyecto Google (Print). Este programa busca cargar en una pantalla fragmentos de libros para que sean enviados a una biblioteca online.

Esta primera etapa de Google Print significó un apoyo a diseñadores webs que tenían la tarea de formar una plataforma estética, hábil, veloz que se ofreciera al público para tener un alcance lo suficientemente potente.

En diciembre del 2004, la empresa continuó con la segunda etapa del programa: llevar a las plataformas digitales más de 15 millones de libros. Esta segunda etapa tuvo apoyo de las universidades Oxford, Michigan, Stanford y Harvard.

El respaldo de las universidad fue fundamental, le daban veracidad al programa aparte de que aportaban conocimiento, solidez, conciencia y formas de trabajo esquematizadas.

Aún con la ayuda, el respaldo y con un gran avance, el proyecto se detuvo. Esto por los derechos de autor de cada libro, los cuales debían ser conseguido y esto significó un problema.

A pesar de la caída de Google Print, dos años después, la empresa de internet lanzó Google Books y con ello continuaron la tarea de la empresa anterior. Se continuó digitalizando libros con la ayuda de algunos editores.

En el año en que se lanzó Google Books, la empresa sostenía disputas legales con los algunos autores que reclamaban dinero y justicia con el uso de los derechos de autor. El conflicto terminó en 2008 después de que Google lograra acuerdos con los autores y editores.

Digitalizar un rubor exige más que deseos, ganas y ánimos; es fundamental conseguir los derechos de autor. Una tara que no es nada fácil. Por lo tanto, la gente detrás de cada publicación digital realiza un trabajo muy importante y demandante para conseguir las obras.

Otro problema para digitalizar libros son la accesibilidad a la conexión de internet. Las páginas suelen ser pesadas y los servidores lentos, es otro problema. Para descargas los libros se necesita internet rápido.

El futuro del libro, según las apariencias, está en los medios digitales, porque estos han tenido una aceptación en el público que, con mayor frecuencia, compara aparatos para leer en digital.

El precio sería otro punto a favor de la lectura digital. Lo más caro de la lectura en digital son los aparatos. De ahí en fuera, y comparándolo con un libro físico, los costos se reducen.

En cualquier librería en línea, los costos por acceder a un libro en formato e-book son más baratos que un libro de papel. Esto puede ser porque el material es más baratos y no se suma el costo del envío.

El futuro del libro en digital está garantizado, pero ¿los libros de papel aún tendrán años por venir?

Seguramente sí. Quizás se consuman en menor medida pero seguirán existiendo, como sigue existiendo la televisión con el internet, o la radio con la televisión. Lo importante es que la literatura prevalezca.

Bibliografía.

Una corta historia del ebook de Marie Lebert.

Sheila Navarro

Venta de libros de Datus C. Smith, Jr.

Escrito por bycicle4two 29-05-2018 en libros. Comentarios (0)

La prueba final en el negocio de los libros se da después del texto del autor, de la labor del corrector, del diseñador e impresor, de la impresión y el encuadernado que es esperado por los lectores.

El encargado de esta tarea final es el departamento de ventas, el cual juega un papel crucial porque se encarga de cubrir gastos necesarios y de difundir ideas y conocimientos.

El departamento de ventas es más que la cuenta bancaria de una editorial, también busca satisfacer demandas sociales. Por lo tanto, merece respeto. Sin los lectores no habría industria editorial.

El departamento de ventas se dedica a la distribución de libros. Por ello, se dice que el departamento de ventas también satisface a la sociedad. Se busca conseguir un equilibro entre el costo de producción de un libro y el consumo. De nada sirve tener más ejemplares si estos no se venden.

Las formas de comercialización editorial se dividen en:

  1. Clientes individuales.

  2. Instituciones.

  3. Vendedores al menudeo.

  4. Mayoristas

Cuando la editorial vende directamente al comprador individual es Clientes individuales. Aquí entras otras formas como son:

1. Promoción y venta por correo.

2. Librería de la editorial.

3. Sistema de distribución masiva.

4. Si se cuenta con uno, club de libros.

5. Sistema de suscripción.

Los clientes más importantes son las instituciones, como son escuelas, bibliotecas, campañas de alfabetización y agencias de desarrollo social. Este tipo de venta deja ganancias importantes.

La venta de libros a instituciones se da a través de : clases de libros, libros de texto, libros de consulta, libros para niños, libros de alfabetización y material de lectura para nuevos lectores.

Un éxito comercial sería que las instituciones pidan a la editorial un libro de texto, con lo cual cada escuela deberá comprarlos. También hay viajeros que se dedican visitar las instituciones, como agentes comisionistas o empleados de la editorial que los manda.

Los vendedores al menudeo son cuando se venden a un interesado los libros uno por uno de distintas maneras. Aquí influyen la cantidad de títulos, y, en muchos casos, no solamente de una editorial.

En esta categoría, los clientes pueden ser librerías, compañías que realizan distribución masiva, clubes de libros, vendedores por correo, compañías que vendes libros por suscripción y vendedores ambulantes que llevan su mercancía a pie, en bicicleta o automóvil.

Los mayoristas son los intermediarios entre editoriales y vendedores al menudeo, los cuales llevan hasta el lector algún material. En teoría, el mayorista no vende directamente al lector, pero sí realiza la venta final. Los mayoristas que venden a las bibliotecas son el principal canal que mejor se desarrolla entre las bibliotecas en Europa y América Latina.

Una estrategia correcta de distribución al mayoreo puede ayudar de forma importante a los negocios que venden al detalle en cualquier zona. Con una buena estrategia los detallistas y vendedores pequeños ven, en sus negocios, mejores resultados. Por eso es quizás la más importante forma de vender.

La exportación de libros utiliza todas las formas, anteriormente enunciadas, de vender libros. Este tipo de venta lleva muchos problemas detrás de sí. Por lo tanto, algunas editoriales prefieren no vender libros a exportación porque significan problemas que no todos están motivados a enfrentarlos.

El mercado de exportación se ve afectado por diferencias idiomáticas, censura, factores económicos, entre otros.

La promoción, los pedidos, la preparación y entrega, el ISBN (International Standard Book Number), cobro de facturas, son quizás todos los pasos en el proceso de venta de libros.

Bibliografía.

“Venta de libro” del libro Guía para la publicación de libros de Datus C. Smith, Jr.

Sheila Navarro

Feria Internacional del Libro en Palacio de Minería.

Escrito por bycicle4two 08-05-2018 en editoriales. Comentarios (0)

Por trigésimo novena ocasión, lectores ávidos se llenan de júbilo con la cálida bienvenida que el Palacio de Minería les ofrece a sus visitantes de todas las edades para adquirir no sólo sus lecturas preferidas, sino para disfrutar de múltiples actividades con el propósito de fortalecer el hábito de lectura entre todos los asistentes.

Desde el 22 de febrero, y hasta el 5 de marzo, editoriales diversas ofertaron libros, audiolibros, material didáctico, suscripciones a diarios y revistas, así como a cursos, fueron algunos de los atractivos de la feria, aunque a los niños les gustan más las áreas de juegos que Universum les preparó, así como a los diversos talleres que de manera lúdica mostraron lo maravillosos que son los libros.

Jóvenes y adultos buscaban el programa de presentaciones, conferencias y mesas redondas, ya sea para ponerse al día con el tema de su interés, captar un autógrafo de su autor preferido en su recién comprado libro y también ¿por qué no? tomarse una selfie con él.

En esta ocasión el estado invitado fue Campeche. Para disfrute de todos los asistentes, se programaron 856 presentaciones de libros en formato tradicional y digital, así como 162 conferencias, 14 firmas de libro, 113 lecturas y recitales, 81 mesas redondas, 112 talleres, cuatro entrega de premios, 13 proyecciones de vídeo, cinco conciertos y todo con la intervención de más de 20 editoriales de la propia UNAM (que es quien organiza este importante evento a través de la Facultad de Ingeniería), que comparten la alegría del conocimiento en esta feria.

Por supuesto, los stands y las actividades fueron tantas, que hubo que llegar temprano para asistir a las actividades preferidas, comprar libros, y también saborear un café y un bocadillo para el disfrute de la visita al máximo.

Siempre es una grata satisfacción visitar esta majestuosa obra arquitectónica del siglo XVIII y ser parte de sus más de sus 150 mil visitantes que año con año hacen de la Feria Internacional del Libro del Palacio de Minería una experiencia inolvidable.


Conociendo a un escritor mexicano

Escrito por bycicle4two 08-05-2018 en libros. Comentarios (0)

El poeta y escritor Rodolfo Naró visitó nuestra aula de clase. Como parte del programa de la materia “Planeación y gestión de empresas editoriales” fue pertinente conocer parte de su vida y obra.

El autor tapatío habló de su trayectoria y de cómo incursionó en el mundo de los libros. Su pasión por la literatura despertó en su adolescencia, a partir de los libros de García Márquez y Carlos Monsiváis. En ellos encontró regocijo y esperanza, también motivación para crear grandes cosas.

A partir de lo que vivía y sentía, él se dedicó a escribir y nunca parar. “Cuando comencé a escribir quería hacerlo como Sabines, lo cual es traer toda una tradición que pasa por Neruda, Nervo, Acuña hasta Bécquer. Es decir, desde la primera mitad del siglo XIX.” Afirmó Naró.

Con influencias como Octavio Paz, Borges y García Lorca, Naró descubrió que podía crear un diálogo con estos autores a través de su legado, y curiosamente se percató que había padecido y vivido lo mismo que ellos. Eso lo motivó para hacer poesía.

Sin embargo, la motivación y el amor por la literatura no fue suficiente. Algo que caracteriza a este peculiar escritor es su audacia y valentía de hacer las cosas. Esto le permitió tener conversaciones de sobremesa con el mismo García Márquez, así como participar en uno de los concursos de la editorial Planeta y obtener el respaldo de la misma en lo que serían sus próximos libros.

Para Naró ser parte de un grupo selecto de poetas pertenecientes al catálogo del sello Planeta sólo lo ve como un hito. “Yo quisiera que grupos editoriales publiquen nuevos poetas que no sean, solamente, libros de catacumbas. Los editores creen que es un género para minorías, que sólo se publica en sellos pequeños, y si yo puedo ser el parteaguas para que editoriales tan grandes como ésta publiquen poesía, sería grandioso”.

Rodolfo Naró es el claro ejemplo de que no hay nada que no se pueda lograr. Es difícil, sí, pero dulces serán los frutos de la adversidad. Hay que tener persistencia, disciplina y motivación.


¿Qué es un corrector de originales?

Escrito por bycicle4two 08-05-2018 en edicióndelibros. Comentarios (0)

El proceso de edición de libros no sólo le compete a las actividades industriales o administrativas, también se requiere de un trabajo creativo e intelectual. En toda editorial existe una persona que se encarga de la corrección de los originales, que es parte fundamental en el proceso de la elaboración de un libro.

El corrector de originales se encarga de analizar y corregir los textos en materia de ortografía, sintaxis y sentido, sin quitar el estilo del autor, esto a fin de generar la mejor versión.

Las principales tareas de un corrector son las siguientes:

·  Legibilidad

Es de suma importancia corroborar que el escrito sea entendible para que no confunda a los lectores. Se deben corregir aquellos aspectos que no queden muy claros, sin embargo, el corrector tiene la obligación de regresar el texto al autor cuando considere que éste se encuentra en pésimas condiciones.

·  Unificación

El corrector debe darle uniformidad al texto: unificarlo. Para hacerlo, debe guiarse a partir de los siguientes aspectos:

·  Ortografía. Corregir todos los errores ortográficos que el autor haya cometido.

Trasliteración. Se refiere a la traducción de las palabras y signos de un idioma a otro. Para ello, el corrector debe apegarse a los diccionarios reconocidos de la lengua a traducir. Esta es una de las tareas más difíciles, pues hay una carencia de diccionarios bilingües confiables.

Puntuación. Asegurarse del correcto uso de los signos de puntuación. Al ser la puntuación un arte, el corrector debe ser cuidadoso en este aspecto, pues algunos signos tienen funciones similares y es decisión del estilo del autor optar por unos u otros.

Abreviaturas. Utilizar el mismo estilo de abreviaturas en todo el texto.

Formas alternativas. Elección entre la forma local o internacional de nombrar a los países; por ejemplo, decidir si un libro publicado en México se va a referir a “New York” o a “Nueva York”.

Unificación en material auxiliar. Uniformidad en el diseño de los materiales gráficos de apoyo, como tablas y gráficas.

Otros problemas. El corrector debe atender los problemas que surjan a lo largo de la corrección del texto para asegurar que el texto sea uniforme.

·  Gramática

El corrector tiene la responsabilidad de hacer las correcciones necesarias al texto original para que el producto final esté gramaticalmente correcto. Esto debe hacerlo sin que altere las ideas y el estilo del autor.

·  Claridad y estilo

Esta es una de las tareas más difíciles del corrector, pues debe aclarar las ideas que el autor no comunica con exactitud. En este aspecto de la edición del texto, el corrector debe entablar una relación íntegra con el autor, para que éste último no se moleste si nota algunos cambios en su texto original.

·  Veracidad de la información

Los correctores deben ser personas preparadas y profesionales que cuenten con conocimientos en diversos temas, y así puedan identificar cualquier anomalía en información contenida en los textos y puedan corregirlos.

·  Propiedad y legalidad

Es deber del corrector corroborar que el escrito no contenga información que viole las leyes o esté en contra de la línea editorial de la empresa. También debe ratificar que no se violen los derechos de autor de otros autores, o sea, que el formato de las citas textuales sea el correcto.  

·  Detalles de producción

El corrector debe cerciorarse de que el texto original entregado por el autor a la editorial esté completo, es decir, que contenga índice, prólogo, introducción, glosario, etc. Son muy pocos los autores que cumplen con este requisito.

·  Herramientas del corrector

Diccionarios en distintos idiomas, manuales de estilo, libros de diferentes tópicos, enciclopedias y material de papelería son algunos materiales de apoyo que utiliza el corrector para hacer su labor editorial.

·  Revisión de las pruebas

Normalmente suelen hacerse dos revisiones “finales” del texto para verificar que puede imprimirse. Estas revisiones son llamadas pruebas, y las hay de dos tipos: galeradas, cuando se revisa el texto ya corregido antes de la formación de las páginas y las compaginadas, cuando el libro ya está foliado. Deben hacerse las correcciones necesarias de los errores detectados en ambas pruebas.

Sin duda, el trabajo del corrector de estilo es una tarea que implica total concentración y conocimiento de gramática. Se puede decir que es un experto en letras y que su habilidad le permitirá crear la mejor versión del manuscrito del autor. Es indispensable que pase por este filtro para así, dar seguimiento al proceso editorial.

“Corrección del manuscrito” del libro Guía para la publicación de libros de Datus C. Smith, Jr.